25 de febrero de 2011

Villarreal y la Maldición de las Gradas

El Villarreal de España clasificó recientemente a los octavos de final de la Europa League. En su estadio, el coqueto Madrigal, venció 2 a 1 al Napoli italiano. Más allá de la sufrida clasificación, el momento más tenso del partido se dio en las tribunas.

Al minuto 17 del primer tiempo, el buen mediocampista Marek Hamšík marcó el tanto del conjunto napolitano. En el festejo corrió hacia la úbicacion de los hinchas italianos. Allí, el grupo de aficionados del equipo celeste, al acercarse a la baranda de contención, sufrió una dura caída. La valla colapsó y como resultado del golpe tres italianos fueron trasladados a un hospital zonal, mientras que un auxiliar del submarino amarillo se llevó la peor parte: luxación en el codo derecho. Sin embargo, pudo haber sido peor.



Lo curioso del caso es que no es la primera vez que el Villarreal se ve involucrado en un incidente de este tipo.

El primer caso en el Madrigal se registró en 2004. También fue con la parcialidad visitante. Y tras el festejo de un gol. Fue en la jornada número 22 de la Liga española. Allí, el Espanyol de Barcelona -rival de turno- se llevó los 3 puntos con un agónico gol del delantero rumano Claudiu Răducanu en el minuto 89.

Mientras de un lado lo sufrían Riquelme, Battaglia y Arruabarrena (titulares en el Villarreal), Maxi Rodriguez y Pochettino festejaban el tanto del visitante. Sus hinchas también, aunque no imaginaban el abrupto pase de felicidad a incertidumbre. La valla -la misma que colapsó vs. Napoli- cayó y como saldo 6 espectadores resultaron heridos.




El incidente más recordado lo tiene como protagonista a Martín Palermo. En este caso no fue en el Madrigal, pero el Villarreal se vio involucrado. Fue el 28 de diciembre de 2001. El submarino amarillo se trasladó al estadio ciudad de Valencia para enfrentar al Levante por la segunda ronda de la Copa del Rey.

Allí Palermo marcó el único tanto de su equipo, pero en el festejo una tribuna cedió y el goleador argentino se llevó la peor parte: doble fractura de tibia y peroné. El encuentro terminó 1 a 1 y el gol de Palermo depositó al Villarreal en la próxima fase.




No hay comentarios.: